El fenómeno del niño hiperregalado

Buscando temas para el blog me surgió la idea de hablar de los regalos de navidad. Ya había tratado el tema de regalos originales par aun bebé y ahora quería centrarme en niños de edades superiores a los 2 años.

Pues navegando por internet he descubierto artículos muy interesantes sobre la regla de los cuatro regalos para el niño. Y el concepto me parece súper interesante. Básicamente parte de la idea que los niños reciben demasiados regalos por Navidad ( y yo aquí pondría que en general y durante todo el año) y que estos son incapaces de digerir, llegando a ser contraproducentes para su desarrollo.

Y en que consiste la regla de los cuatro regalos de navidad

Hemos de seleccionar cuatro regalos partiendo de las siguientes ideas:

  • Un regalo que sirva para llevar. Y aquí englobaríamos todo tipo de ropa, calzados y complementos para vestir.
  • Un regalo para leer. Y yo aquí añadiría algún libro que desarrolle su creatividad, ya sean libros de lectura, libros de manualidades o libros que tiendan al juego.
  • Un regalo que necesite. Por ejemplo materiales del cole, utensilios para extraescolares o un sello para marcar la ropa 😉
  • I un regalo que deseen. En este caso se trataría de saber qué es lo que realmente siempre nos piden o que regalo aparece en todas sus cartas a los Reyes Magos.

El porqué de la regla de los cuatro regalos y el síndrome del niño hiperregalado

¿Cuantas de vosotras tenéis toda la casa llena de juguetes? Muchas, como yo, pensaréis a menudo que quizá el niño tenga demasiados juguetes, muchos de los cuales se parecen y hasta pueden repetirse.

¿Y que aporta al niño tanta cantidad de regalos, de juguetes y objetos diversos esparcidos por toda la casa? Según los expertos no mucho. Pero no hace falta recurrir a ellos para saber que realmente no disfrutan de tal cantidad de juguetes. Porqué al final acabarán jugando siempre con dos o tres y en otros casos les motivará más jugar con utensilios de los mayores. Ya os digo que nuestro hijo le apasiona mil veces más los cables de los móviles que el trenecito de ikea.

Pues si no tenemos suficiente con nuestra propia experiencia práctica, los expertos nos hablan de los aspectos negativos que pueden tener un exceso de regalos. Y aquí os los dejo:

  1. Bajo nivel de tolerancia a la frustración. Si los niños tienen siempre lo que piden, ¿cómo podrán valorar el esfuerzo que se requiere para obtenerlos? Si estamos deacuerdo que el sacrificio para obtener las cosas es un valor que queremos transmitir, ¿por qué cuando se trata de nuestros hijos, lo olvidamos y les damos de todo?
  2. Sobreestimulación. Esto lo veo cada día. En mi hijo y en el de otros. Pasan de jugar con un juguete a otro a la velocidad de la luz. Ven uno lo quieren, lo cogen, lo miran, cogen otro y así los vamos sobreestimulando de una forma bárbara. No les dejamos que se centren y vayan explorando las posibilidades de un juguete porqué tiene a decenas. La observación de las cosas de una forma pausada pasa a ser inexistente y les vamos transmitiendo (supongo que sin ser conscientes) a comenzar a vivir sobreestimulados.
  3. Perdida de ilusión. Tal exceso de juguetes hace que los niños no los valoren. Pierden la ilusión por el regalo y por descubrir su contenido. Cuando el niño te dice que no sabe que pedir por los Reyes ponte a temblar. Has matado su ilusión por exceso continuo de regalos. Es una frase fuerte pero me gusta como suena. La idea ya se entiende.

¿Y si un exceso de juguetes esmalo para nuestro hijo porqué seguimos permitiéndolo?

Cuando regalamos los juguetes de navidad a nuestros hijos siempre buscamos su mirada. Ver en sus ojos la ilusión, la emoción ,su abrazo y sus besos de amor. Pero con el exceso esto va perdiendo intensidad (todas lo sabemos). Por eso intentar obtener su felicidad con regalos continuamente será contraproducente y, con el tiempo, ira desvaneciendose. Evitémoslo.

La familia presiona. Que si los abuelos, tías y otras especies familiares quieren regalar juguetes a sus seres más queridos. Es comprensible y es difícil luchar en su contra. Con el tiempo, por eso, estaría bien dosificar y planificar bien quien regala qué y si podemos acercarnos a la regla de los cuatro regalos mejor que mejor.

El entorno te obliga. ¿Habéis encontrado catálogos de juguetes en la pescadería? Pues yo sí. Y son catálogos a todo color, anuncios continuamente en tele, internet, redes sociales… Centenares de juguetes que piden la atención de nuestros niños. Contra esta realidad cuesta de lidiar.

Y la realidad será que el niño reciba muchos regalos

Pues sí. Si no eres una militante constante, seguramente tu hijo reciba bastantes más regalos que cuatro. Y ya te digo yo, que nuestro hijo tendrá más de cuatro regalos también. Pero bueno, al menos ahora ya sé que nuestro esfuerzo tendrá que ir encaminándose a una dosificación férrea de los regalos que reciba en un futuro. Y miraremos de hacerlo porqué sabemos que será en su beneficio, por mucho que familia, entorno y nosotras mismas queramos rebosarlo de regalos pensando que esto le hará siempre feliz.

Y a pesar de todo, ya sabemos que el mejor regalo somos nosotras

Y bien cierto es que lo que quieren nuestros hijos es tiempo para compartir. Les encanta jugar con nosotras, que les enseñemos cosas, que les hagamos cosquillas y que les expliquemos cuentos. Que inventemos historias donde los protagonistas seamos nosotros, que cocinemos juntos, que decoremos el árbol de Navidad i salgamos a dar una vuelta en bici.

Y bien cierto es y todas lo sabemos. Pero a veces nos cuesta, la rutina y el cansancio nos puede. En fin, tendremos que lidiar con nuestra realidad y si algún día conseguimos llegar a los cuatro regalos por Navidad será un éxito rotundo y absoluto.

Y vosotras, queréis contarnos vuestra experiencia con los regalos y la Navidad. Apuntad, apuntad en los comentarios.

El fenómeno del niño hiperregalado
5 (100%) 1 vote
Guillem

Responsable del proyecto patapam.es. Apasionado del diseño y los trabajos manuales. Escribo sobre sellos de goma y temas relacionados con los niños y la família.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.