Cómo elegir las actividades extraescolares adecuadas para nuestros hijos

El tiempo libre de los niños es una tarea ardua de administrar para los padres, que desean encontrar el equilibrio entre diversión y aprendizaje. Las actividades extraescolares son el recurso ideal para conseguir aunar esas dos opciones, la pregunta es cómo gestionarlas.

En este artículo se pretende dar a los padres ideas y pautas sobre cómo organizar las actividades complementarias y extraescolares en las que pueden participar los niños una vez han finalizado las clases. Debido a los tiempos que corren, en los que por desgracia los padres cuentan con poco tiempo para dedicarles a los más pequeños, se requiere de una red de clases extraescolares que les permitan mantenerlos cuidados a la vez que se divierten y aprenden.

Cómo organizar las actividades extraescolares

En muchas ocasiones, la vuelta al colegio tras las vacaciones supone volver a pensar en las horas libres que tienen los niños después de sus clases. A continuación, se expondrán una serie de consejos para que los padres puedan evaluar cómo organizar ese tiempo.

Consultar con el profesor

Ellos pueden orientar a los padres acerca de las capacidades que tiene el niño, y sobre qué disciplinas se le dan mejor o peor. Con ello, los padres podrán saber si es necesario llevar a su hijo a alguna clase particular para fortalecer ciertos puntos del temario.

Hablar con el niño

Por desgracia, pocos lo hacen, sin embargo, en ellos está la clave sobre cómo distribuir ese tiempo. Las preferencias que los niños tengan son esenciales al momento de elegir, por ejemplo, si es más oportuno apuntarlos a pintura que a informática o a música. Si, por el contrario, aún no tienen gustos definidos, se podrá ir probando hasta que ellos mismos puedan inclinarse por aquello que más les gusta.

Las capacidades

Las capacidades de las que el niño dispone para enfrentar determinadas actividades deberán ser evaluadas en función de su edad, así se evitarán frustraciones innecesarias.

Tiempo del que disponen los niños

Aprender es importante, pero jugar y tener tiempo para uno mismo también. Si eres padre, analiza el tiempo libre que posee tu hijo de verdad. Aquel tiempo que no estará destinado a hacer deberes, cenar, ducharse y poner la mesa. Una vez se tenga esto en claro, hay que saber trabajar con él y dejarle ciertas horas a la semana en las que pueda hacer y deshacer lo que quiera. De esta forma, crecerá como persona y aprenderá a gestionarse a sí mismo.

Cambiar de ambiente

Busca actividades que no estén delimitadas solo dentro del entorno escolar, para que no parezca una prolongación de la propia jornada, así, no se sentirá agobiado pensando que nunca llega el momento de salir del colegio.

Los padres deben tener presente que todas las actividades extraescolares requerirán de materiales específicos, los cuales deberán ir perfectamente etiquetados con el nombre del menor para evitar pérdidas o confusión. Si el niño va a ir a clases de música, es posible que necesite un instrumento, si va a realizar algún deporte, necesitará ropa adecuada; si va a pintura, requerirá de material de papelería, y así con un largo etcétera. Por ello, es necesario pensar bien en qué va a aprovechar su tiempo y en qué se va a invertir el dinero que le supondrá hacerlo.

Deja un comentario

Item added to cart.
0 items - 0,00