Cómo afrontar la alergia a los frutos secos de tus hijos en edad escolar

Tener un hijo en edad escolar con alergia a los frutos secos puede originar miedo y frustración a los padres en cuanto a los alimentos que se le proporcionen al niño en el comedor del colegio; por ello, saber afrontar la situación y llevar a cabo determinadas acciones preventivas hace que se suavice la tensión permitiendo que los padres estén tranquilos ante este problema de alergia alimentaria.

Si tienes un hijo pequeño con alergia a los frutos secos, hoy te vamos a dar algunos consejos que te ayudarán a prevenir las peligrosas confusiones en el comedor escolar:

Elegir un centro escolar concienciado con las alergias alimentarias

Pese a que cada vez es más frecuente encontrar centros escolares que han instaurado un protocolo de alergias en sus instalaciones, aún queda mucho camino por recorrer.

Si tu hijo padece una alergia grave a los frutos secos, quizá debas plantearte que vaya a un colegio donde ya existan medidas preventivas que aseguren el cuidado correcto de los niños con alergias alimentarias. Un cambio de colegio no es algo deseable, pero la existencia de un protocolo previo puede marcar la diferencia.

Pedir una cita con el equipo de dirección del centro escolar

Los padres están obligados a informar al colegio de la alergia alimentaria que padece su hijo, de otra forma no sería posible tomar las medidas de seguridad necesarias. Pide una cita con el director y cuéntale tu caso. 

Según la Normativa de Seguridad Alimentaria y Nutrición, los centros escolares deben servir menús adaptados a los alumnos que presenten una intolerancia o alergia alimentaria, pero ¿qué ocurre con el colegio al que va tu hijo?, ¿existe entre sus alumnos niños con alergias alimentarias?, ¿tiene protocolo de actuación frente a las mismas? Todas estas dudas debes resolverlas en cuanto conozcas que tu hijo presenta un problema con la ingesta de frutos secos.

Proporcionar información a todo el equipo responsable

En caso de niños con alergia a los frutos secos, así como a cualquier otro alimento, es indispensable crear una comunicación completa y preferentemente por escrito con todos y cada uno de los responsables. El intercambio de información entre los padres y el personal del colegio, en especial con los trabajadores del comedor, debe ser fluido y claro a fin de minimizar los riesgos que pueda sufrir el niño alérgico.

Asegúrate de que todo el equipo de la cocina esté correctamente formado y concienciado con las alergias alimentarias, así como de que se respete el proceso de preparación y conservación de alimentos evitando la contaminación cruzada. Elaborad juntos la planificación semanal o mensual del menú teniendo en cuenta que las necesidades nutricionales del pequeño deben estar perfectamente cubiertas.

Usar etiquetas y sellos con el símbolo de la alergia a los frutos secos

Pese a que los monitores del comedor escolar también deben estar al tanto de la situación de tu hijo, no es mala idea reforzar la prevención haciendo uso de etiquetas y sellos con el símbolo de la alergia a los frutos secos. De esta forma, todos los objetos de tu hijo estarán claramente identificados con su nombre al lado del símbolo de la intolerancia o alergia que presenta.

Recuerda que educar a tu hijo para que se haga responsable de su propia alergia a los frutos secos es la mejor forma de garantizar que crezca conociendo sus limitaciones y de que se acepte y se quiera a sí mismo tal y como es.

Deja un comentario

Item added to cart.
0 items - 0,00