Cómo preparar la ropa del niño para un campamento

Ya están aquí las vacaciones de los críos y por fin llegan los campamentos de verano. Todos estamos un poco nerviosos en casa y cuando se acerca el día nos salen esas pequeñas dudas de que poner en la maleta. Dudas que vienen a sumarse a si estarán bien, si nos echaran de menos, si comerán bien… Pero como en estos últimos puntos no os puedo ayudar demasiado, y cada una se sabe lo suyo, voy a intentar dar unos consejos de cómo preparar la ropa del niño para un campamento de verano.

Saber que necesito llevar en un campamento

La planificación es el punto clave para organizar bien la maleta.  En este punto inicial nos dejaremos aconsejar por los organizadores. Ellos son los que nos dirán que necesitamos llevar. Algunos campamentos son muy exhaustivos y detallados en la ropa y utensilios que tienen que llevar consigo los niños, otros simplemente nos dan recomendaciones generales.

Para aquellos campamentos que no nos indican exactamente que llevar serán decisión nuestra el hacer correctamente la maleta. En este punto tendremos que saber la destinación, los días de duración, el clima, las temperaturas y las actividades que se llevaran a cabo.

Antes que nada pues, lo más importante es la información de estos cuatro puntos

  • Destinación
  • Días de duración
  • Clima y temperaturas
  • Actividades a realizar

Hacer la maleta juntos

Este es un punto especial. Tenemos que conseguir que el niño se sienta involucrado en los preparativos. Es un momento bonito donde los lazos entre padres e hijos se estrechan, donde salen las dudas, las ilusiones y los miedos. Sobre todo si es el primer campamento de verano. ¿Y por qué es importante hacer juntos la maleta? Pues por diversos motivos, quizá los más destacados sean estos:

  • Es un tema práctico. Aquí el niño tiene que saber exactamente como se está organizando la maleta. Las cosas que se meten en ella, el por qué y el cuándo se podrían utilizar. Aquí podemos resolver dudas y tener en cuenta la opinión de nuestro peque.
  • Le hacemos responsable. Las prendas que coger y cuantas meter en la maleta. Que descartar y el por qué. Parece todo trivial pero son pequeñas decisiones que le harán responsable. Después, en el campamento entenderá el por qué de haber elegido determinadas cosas y posibles errores, que en un futuro no se cometerán de nuevo
  • Es un momento de aprendizaje. Saber programarse y planificar correctamente las cosas. Si sabemos que va a llover porqué nos hemos informado deduciremos que tenemos que coger chubasquero. El niño relacionará y aprenderá a hacerse responsable de sus decisiones .
  • Un momento para compartir. Sí, es bonito y como he dicho al principio podréis compartir complicidades y esto es importante.

Identificarlo todo para que la ropa vuelva a casa

En los campamentos es muy normal que algunas piezas de ropa desaparezcan por arte de magia. No nos obsesionemos, pues los niños son niños y en lo último que pensaran será en que pueden perder ese jersey que se han quitado para bañarse en el rio.

Lo que sí que podemos hacer es minimizar al máximo el riesgo de pérdida de las prendas de nuestros hijos. Para esto necesitaremos marcar toda la ropa y todas las cosas de nuestros hijos. Y no tan solo para que ellos sepan de quien es cada cosa, sino también para facilitar que las possibles perdidas nos puedan llegar a casa. Los monitores podrán saber fácilmente de quien es cada cosa.

No entraré ahora a decir las bondades de los sellos de goma para marcar la ropa y los libros, tan solo deciros que tenéis, básicamente, tres formas de marcar la ropa. Escoged la que más os convenga:

  • Rotuladores para marcar ropa
  • Etiquetas para marcar ropa
  • Sellos de goma para marcar la ropa

La cantidad de ropa en un campamento de verano

No hay una norma estricta para saber cuánta ropa se tiene que poner en la maleta. Ahora bien, podemos tener el sentido común de preparar una muda por día y dos mudas de recambio por si salen imprevistos. Por ejemplo, la ropa del día se moja completamente en un día de tormenta o se ensucia completamente después de haber resbalado en el barro (que no pasará 😉 )

¿Pero qué tipo de ropa tengo que poner en la maleta del campamento?

Si llegados a este punto, y si por extraño que parezca los organizadores no nos han informado del material que tienen que llevar los chicos, aquí una recomendaciones del tipo de prendas que podríais poner en la maleta.

Por ejemplo pongamos que la destinación es un campamento de verano situado en las montañas, y que su duración será de 10 días. En este caso podríamos hacer la siguiente lista:

  • Chubasquero. Este es un imprescindible de todo campamento de montaña. Los hay de más ligueros y más acolchados. Quizá una buena opción es llevar un par de ellos. Uno más fino y llevadero en las excursiones, y otro de más acolchado, tipo chaqueta.
  • Forro polar. Las noches de verano en alta montaña aún pueden bajar las temperaturas, y un buen forro siempre será de utilidad, más aún si se hacen juegos de noche. Aquí yo les haría llevar un par o tres.
  • Camisetas. Estás serán las reinas de la fiesta. Siempre llevaremos camisetas de más. En este caso si son 10 días, llevaremos 10 más 2 de recambio. Aquí podemos poner de transpirables para las posibles excursiones, más ligeras y mucho más cómodas, y otras tipo algodón para cuando se está en el “campamento base”.
  • Pantalones. Estos serán los que sufran más, los que ensuciarán de verdad. Obviamente olvídate de tejanos y de pantalones finitos. Aquí los reyes serán los pantalones cortos, los chandals y los de tipo treking, esos desmontables tan prácticos para las excursiones.
  • Bañadores y bikinis. Estas piezas también serán imprescindibles. Estad seguras de que durante los campamentos habrá piscina y ríos. Un par o tres ponéis poner tranquilas. Aún muy recomendable las camisetas que protegen del sol y que son mojables. Irán muy bien si están mucho rato con los juegos de agua en pleno sol.
  • Gorras. Muy prácticas y necesarias cuando pica de lleno el sol. Las hay de diferentes tipos. Últimamente se han puesto muy de moda las ajustables y transpirables (por ejemplo de la marca buff). Pero también van muy bien las que tapan la parte trasera del cuello, sobretodo en largas excursiones. Aquí podéis escoger con la que vuestro pequeño se sienta más cómodo.
  • Botas de montaña. En este punto sí que tenéis que ser estrictas. Una buena bota de montaña que coja bien todo el tobillo y que tenga una buena suela rugosa es muy importante. Evitará torceduras de tobillo y posibles lesiones en el pie.
  • Zapatillas de montaña. Este tipo de zapatos es más cómodo que las botas y para estar por el “campo base” es ideal. Están pensadas para este tipo de terreno y en Decatlhon las puedes encontrar de muy baratas.
  • Escarpines. Es el típico calzado para ir al rio. Antes eran más abiertas y con tiras de plástico y hoy las hacen de todo tipo de materiales y formas. La idea pero es la misma. Un calzado que se pueda poner al agua, que pueda caminar fácilmente y que se seque rápido.
  • Otras cosas y utensilios varios. Por ejemplo mochila pequeñita para excursiones, cantimploras, chanclas para la ducha, linternas, crema solar… En este punto sí que tenemos que ponernos de acuerdo con los organizadores y saber que tenemos que traer.

¿Qué tipo de maleta tengo que utilizar?

Como siempre depende. Lo más práctico es que sea tipo maleta con ruedecitas para que no tenga que ir transportando el peso a cuestas. Pero si es un campamento donde tendrán que ir desplazándose lo mejor será tipo mochila. Por eso dependerá del tipo de campamento. Ahora bien, si nos decantamos por la mochila, o es un requerimiento de los organizadores, mirad de no sobrecargarla con mucho peso, que esté repartido, y que ningún elemento rígido esté en contacto con la zona de la espalda.

¿Y cómo organizo la ropa en la maleta?

En este caso tiraré del tópico y diré que depende. Si nuestro hijo es organizado ya sabrá que se tendrá que poner en cada ocasión y en cada actividad. Pero si nuestro hijo es un poco descuidado (por ejemplo sería mi caso) ponemos ayudarle a saber que ponerse cada día. Por ejemplo, ponemos la muda diaria dentro de una bolsa (las bolsas más grandes tipos zip que venden a Ikea a mí me van de perlas).

Es decir, pondremos los calcetines, calzoncillos, pantalones y camiseta en una bolsa única. I tantas bolsas como días de duración. Si somos obsesionados del orden también podemos identificar cada bolsa con el día de la semana que toca ponerse la muda.

Y si los organizadores nos pasan un planing donde ya ponen que harán cada día aún mejor para identificar cada bolsa. Por ejemplo si toca piscina el martes ya le organizamos la bolsa con la etiqueta martes con su bañador, camiseta transpirable…

Bueno, en esto de la organización de la mudas con sus etiquetas tampoco sería muy estricto y obsesivo. Que sí, que ya lo sabemos que queremos ponérselo lo más fácil posible a nuestro querido hijo, pero no hay que obsesionarnos.

Los campamentos son momentos muy especiales para nuestros hijos. También lo son para que aprenden a organizarse y a ganar en autonomía. Por este motivo puede ser contraproducente que lo encuentren todo tan fácil.

Pero bueno, ahí cada cual que ya sabemos que cada niño es un mundo.

Y sobretodo, no preocuparse demasiado por qué llevar a un campamento, ¡y a disfrutar!

Y ahora sí, por fin los padres podremos descansar. Dormir noches enteras y hacer cosas tan simples como no hacer nada. Eso sí, al día siguiente de irse ya los echaremos de menos. En fin… la vida.

¿Y tú, tienes alguna forma especial de preparar la maleta? ¿Alguna recomendación, truco que quisieras compartir? Anímate y participa.

Guillem

Responsable del proyecto patapam.es. Apasionado del diseño y los trabajos manuales. Escribo sobre sellos de goma y temas relacionados con los niños y la família.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.